Saltar al contenido

Compostador Casero

compostador casero ¿Cómo hacerlo?

 Antes de comenzar a dedicarse al compostaje es importante investigar un poco acerca de este proceso, por lo que se puede crear un compostador casero para comenzar hoy mismo a crear este abono que podemos usar para la jardinería y agricultura.

 Pero es importante saber que es el compost, pues este se trata de un abono artesanal que está hecho a base de materiales orgánicos, como por ejemplo, residuos de comida, frutas, hortalizas, cáscaras de huevo, entre otros; a los que controlamos regularmente de forma que esté libre de olores y tenga humedad, tiene un aspecto de tierra y está lleno de nutrientes para fertilizar el terreno.

 Con esto podemos decir que un compostador no es un simple cubo de basura, por lo que no podemos meter cualquier cosa ahí dentro. Una vez explicado esto vamos a explicar cómo puedes hacer tu propio compostador casero para que seas un crack en el compostaje.

Construir tu propio compostador casero

 Si quieres construir tu propio compostador puedes utilizar cualquier material o recipiente, siempre que sea lo suficientemente grande, con 1 metro de ancho, 1 metro de largo, y 1 metro de altura es suficiente para empezar. Cualquier contenedor funciona, ya sea de madera o plástico, hay que asegurarse de abrir agujeros de 2 cm para que tenga entrada de oxígeno.

 Uno de los más recomendables es el compostador hecho a base de palets, lo único que se necesita son 4 palets, bisagras, clavos, tornillos, un taladro, y una tapa de madera para cubrir el compostador.

Materiales

 Como dijimos anteriormente, hay que asegurarse que el espacio entre las tablas de madera del palet no sean mayor a 2 cm, si lo son siempre se puede cubrir los agujeros para que ocupen solo 2 o 1 cm, o simplemente se cubre por dentro con brezo, logrando así que solo entre el oxígeno necesario.

 Y con las bisagras conectas 2 palets para que funcionen como puerta y así se puede extraer el compost de una forma fácil y rápida, esto es opcional, pero es una buena forma de ahorrarse el tiempo.

Recomendaciones y condiciones al utilizar un compostador casero

▶️ Se puede acelerar el proceso agregando un poco de tierra o fertilizante, como estiércol.

▶️ El compostador debe estar cubierto con una tapa para regular la humedad y su temperatura, aunque esto varía dependiendo del ambiente en donde se encuentre.

▶️  Es importante que el compostador esté cubierto ante la lluvia, ya que el exceso de humedad puede arruinar el proceso de compostaje.

▶️  También debe estar cubierto de los rayos de sol para que el proceso de fermentación no se vea afectado por esto.

▶️ No se permite que el compost entre en temperaturas muy altas, de estar muy caliente el compost se puede ventilar.

▶️  Se puede mezclar el compost de forma regular con alguna herramienta que se tenga a la mano para que este obtenga oxigeno entre sus capas y regula la humedad evitando que el compost se descomponga.

▶️ Debemos ir añadiendo residuos tanto orgánicos como secos regularmente. En cuanto a los residuos orgánicos se recomienda que el tamaño de cada uno sea pequeño para acelerar el proceso de descomposición, introducir materiales orgánicos grandes, como una manzana sin cortar, puede tardar mucho en descomponerse y atraerá malos olores.

▶️ Es importante que el compost no sufra cambios bruscos en la temperatura y que se ventile regularmente, de esta forma evitamos que el proceso de compostaje se vuelva un proceso de descomposición.

Llenar el compostador casero

 Una vez ya obtenido el compostador casero es importante no mezclar todos los residuos orgánicos que vamos a tirar en él, se tienen que dividir entre dos tipos de materiales, los materiales húmedos (por ejemplo, frutas, vegetales, plantas, flores, entre otros) y los materiales secos (por ejemplo, ramas, hojas secas, cáscaras de huevo, entre otros).

 De esta forma hay que llevar un control en la cantidad de los materiales que se van a echar en el compostador, la forma más recomendable es que ambos estén en cantidades equilibradas entre ellos, para que así el proceso de compostaje sea más rápido y eficiente, la humedad será la adecuada.

 Ahora, es importante que tu compostador esté en contacto con la tierra, en caso de que no lo esté, se debe abrir agujeros en la parte de abajo e introducimos una primera capa de tierra. La siguiente capa está hecha de materiales secos, esta tiene que estar hecha de materiales gruesos que permitan la circulación del aire con la función de que el compost no se descomponga en el proceso, se recomienda que esta mida unos 30 cm más o menos.

 Ahora toca colocar una capa de residuos orgánicos, esta no puede incluir ningún tipo de carne ni materiales no orgánicos (obviamente), podemos añadir compost acabado para que la mezcla ya tenga microorganismos.

 Es recomendable que vaya añadiendo más de estas dos capas periódicamente para mantener un equilibrio en el compost.

 Y por último, se debe regar el compost regularmente para que la humedad afecte las distintas capas, pero hay que medir las cantidades de agua que se le va a agregar, tienen que ser suficientes para todas las capas y que a su vez no sature la humedad del compost.

 El proceso de compostaje puede durar entre 3 mes o más dependiendo de cuando se ha hecho, es un proceso bastante largo, por lo que se requiere mucha paciencia. Para saber que el compost está listo y apto para ser usado como abono hay que olerlo un poco, un compost bien preparado tiene un olor característico como a tierra húmeda, si este desprende un olor fuerte y muy desagradable es que no se ha ventilado bien con el pasar del tiempo y ha comenzado a descomponerse, quedando completamente arruinado el producto.

 El aspecto de un compost bien hecho es como el de la tierra fértil y húmeda, con un color marrón oscuro y textura de tierra, con varios trozos de las capas de materiales secos que tiramos en este, si el producto final cabe en esta descripción entonces está listo para ser utilizado en la jardinería.